Consejos para afrontar el verano y no morir en el intento

image

Llega la estación más temida para todos los mortales a no ser que seas modelo, mujer florero con posibles, famoso por ¿algo?, o ejecutiva/o con título de mago de los que consiguen estirar el día hasta las 30 horas para sacar tiempo para trabajar, ir al gimnasio, al centro de belleza, quedar para un after work y dormir 8 horas para que tu piel descanse y te levantes resplandeciente.

Si en cambio eres de los que no duermes lo suficiente o andas insomne (como es mi caso), tus visitas al centro de belleza son un par al año o alguna más si ese año tienes bodas o eventos, has redescubierto los Bollycaos y vas comiéndote todos los restos de galletas y batidos que van dejando tus hijos (no vamos a tirar comida). Si haces brazos con el aspirador y las bolsas de la compra, tus meditaciones consisten en contar hasta diez antes de dar una voz, estiras el cuello con las canciones de la radio en el coche, haces el deporte que puedes (yo una horita de Pilates semanal, no hay para más). O bien, si eres de los que el karma te sube y te baja en los atascos con tanto coche pitando, tu spa es una ducha de 3 minutos, el ir con la hora pegada todos los días consigue que a paso de marcha no te gane nadie, o eres de los que se beben una Shandy (a veces una cerveza) a trompicones mientras preparas las cenas, estos consejos son para ti.

Empecemos.

Lo primero, respira y relájate…El verano no es el examen de una oposición, hay que ir enfrentándose a él poco a poco, con calma.

Veamos, ¿no tienes tiempo para hacerte una exfoliación de todo el cuerpo antes de aterrizar en el sol?. No pasa nada. La cara la tenemos limpita porque durante el año hemos estado usando como mínimo algún gel exfoliante, agua miscelar, leche y tónico, en fin, las rutinas de limpieza básicas por lo que a estas alturas la tenemos perfecta. En cuanto al cuerpo, tengo células muertas para exfoliar hasta en el cerebro por lo que como mi tiempo es limitado dejaré que el sol vaya haciéndose hueco entre mi piel y la crema y, algo de colorcillo pillaré, digo yo.

El pelo: Me encantaría poder hacerme un alisado que me dure todo el verano para tenerlo de revista pero seamos realistas, tiremos de la espuma, domemos nuestra melena, y ¡que viva el look ondulado handmade!.

Operación bañador: ¿Realmente alguien no tiene celulitis o barriguita?, de los que nos rodean (los de las revistas no valen), pues…¡nadie!, así que alégrate, bienvenido al club, ¡eres del montón!. Olvídate de si tus vecinos, amigos o los de la toalla de al lado no dejan de mirarte, mírales tú, como ves, estamos todos en el mismo barco…Otra cosa, que se te mueva la celulitis y toda la grasa del cuerpo sobre todo cuando corres detrás de los niños, es lo normal porque nosotros huimos del bótox, aspiraciones de grasa, inyecciones de vitaminas y demás tratamientos innecesarios…Nos va lo natural, lo auténtico 100%.

En cuanto a la dieta, se acabaron los platos en tonos de otoño: lentejas, garbanzos, patatas con costillas…Con el verano todos los colores llegan a tu comida. No importa si no sabes combinarlos, nadie podrá llamarte hortera porque los platos arco iris están permitidos y recomendados. La ensalada es un ejemplo perfecto, en un plato metes verde, rojo, naranja, amarillo, morado, rosa, blanco, negro…no se me ocurre nada de comida azul pero si se te ocurre, ¡adelante, vuélvete loco innovando!.

Como inevitablemente vamos a pasarnos más de tres meses sudando, hay que reponer líquidos. Aquí dejo libre elección, agua con gas o sin gas, vino, cerveza, tinto de verano, zumo, refresco, lo que os quite la sed pero teniendo en cuenta que si lleva sobrecarga de azúcar o alcohol, luego hay que quemarlo y lo mejor es hacerlo bailando o intentándolo, en público o en privado, de esta manera te integras en el ambiente veraniego, así que ya puedes ir poniéndote al día en los ritmos machacones que formarán parte de la banda sonora veraniega. Lo único malo del baile es que quemas calorías pero sudas y tienes que volver a beber, es lioso pero sé que seréis capaces de encontrar el punto medio entre deshidrataros y acabar bebiendo más de la cuenta.

Como veis, consejos sencillos para todos porque lo importante es disfrutar y como decía mi profesora de danza del vientre sentirnos bien con nosotros mismos porque “somos reinas (o reyes)”.

¡Animo y sé tú mismo!.

image.jpeg

Anuncios

2 comentarios

  1. botikaria · junio 6, 2016

    Muy divertida tu entrada. Efectivamente, hay que cuidarse pero a la vez no desear lo imposible. Vamos que si mides 1,50 no puedes estar tomando vasos y vasos de leche a los 30 a ver si consigues crecer hasta 1,75. Ahora, puedes andar siempre bien erguida, y crecer “opticamente” 5 cm 😉

    Le gusta a 1 persona

    • teaforti · junio 6, 2016

      Me alegro de que te haya gustado. Como dices, hay que ser conscientes y no desear imposibles que solo te llevan a frustrarte.
      Gracias por tu visita.
      Un saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s