Descolocada

image

Como estas tormentas de primavera que ves como poco a poco van llegando, hay caídas que por más que quieres frenar acaban llegando.

A pesar de tanto subir y subir tu escalera diaria con tus orejeras sin pararte a pensar nada más que en lo siguiente, lo siguiente, lo siguiente, otra vez tu cuerpo se impone a tu mente y vuelves a verte en el arranque de tu escalera particular.

¿Por qué ahora?, ¿por qué justo cuando más activo tienes que estar?.

Como sabemos, el cuerpo muchas veces no hace más que reflejar con dolencias físicas lo que tu mente lleva tiempo rumiando, reteniendo a base de más actividad, más distracciones, seguir y no pensar hasta que se planta y da la orden a tu cuerpo de que, o paras, o vamos mal.

Y aquí estoy, recuperando el aliento, aprendiendo a respirar porque perdí las fuerzas y mi cuerpo reaccionó perdiendo la voz, con vértigos, náuseas y pánico por no saber cómo controlarlo.

Después de todas las entradas que he publicado sobre mantenerse positivo, activo, entrenándote a tí mismo para poder apoyar a los demás, me doy cuenta de lo difícil que es aplicárselo a uno mismo, no por falta de ganas sino porque todo se te queda corto para enfrentarte a un parón así. No estamos educados para caer, para frenar, hay que ser competitivos en todo, llegar a todo, y no parar, porque si paras, te saldrás del guión y no encajarás.

Sinceramente, no es agradable escribir esto. Me encantaría contaros algo más positivo, más divertido pero espero que sirva como apoyo a tantas personas como conozco que están pasando situaciones parecidas, a las que les falta el aire y la fuerza para seguir.

Espero que mi testimonio sirva para visibilizar que estos parones, estos bloqueos, nos pueden pasar a cualquiera en cualquier momento.

No estáis solos, pasará y volveremos a subir escaleras, a calzarnos los zapatos de las prisas y nos pondremos en modo hiperactivo pero mientras dure, aprenderemos a vivir en la casilla de salida otra vez.

Como socia fundadora del Club del Lexatín acabo premiándome con un Chupa Chups y agradeciendo de corazón tantos apoyos como estoy encontrando.

Aquí me tendréis, descolocada pero no acabada.

Anuncios

3 comentarios

  1. evavill · mayo 17, 2016

    No te preocupes, esos parones o esas crisis forman parte de la vida. Yo también he pasado por alguna y se agradece el poderlo compartir. Ánimo y besos

    Me gusta

    • teaforti · mayo 17, 2016

      Gracias Eva, está siendo duro pero hay que pasarlo.
      Lo que escribes, me saca siempre una sonrisa y no sabes lo bien que me viene.
      Un besito

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s