Armas de mujer veraniegas

image.jpeg

Con el verano aumentamos nuestros cuidados personales sobre depilación, manicura y pedicura y melena. ¡Yo hablando de estética!, sigue leyendo…

Abren las piscinas, vamos a la playa y hay que deshacerse del anti estético vello corporal. Algunas privilegiadas con la depilación láser se han olvidado de este engorro pero muchas seguimos con la Silk Epil, cuchillas…El caso es que aunque creas que has terminado con el vello y te hayas dejado la vista mirando y remirando para comprobar que tus piernas son pura seda, siempre, siempre, aparecerá alguno en el momento y en la situación que menos te lo esperas.

El caso es que no sé qué tiene la luz directa del sol que nada más sentarte en la toalla y ¡ahí está!, un minúsculo pelo que no viste con la luz del baño y que se quedará contigo toda la mañana, claro está.

Otras veces, el “superviviente” no es tuyo, es de tu amiga o vecina y no puedes dejar de mirarlo, parece que te desafía desde la axila ajena, y es otro que se queda a pasar la mañana contigo.

Cuando ya hemos dominado el vello, viene la tarea del pelo. Este año me he comprado un acondicionador bifásico para proteger el cabello de todos los rayos que se atrevan a acercarse a él. ¿Qué tal funciona?, os preguntaréis, no tengo ni idea. Sigue muy bien guardado en el armarito del baño esperando que su dueña se acuerde de que lo tiene. Espero que al escribirlo ahora se me fije en la mente. De mi pelo, me acuerdo cuando intento quitarme la goma de la coleta después de bañarme y trato de desenredarlo, ahí me acuerdo del bifásico y de lo desastre que soy para mis cuidados.

Como veis, soy muy basiquita en los cuidados de verano en general, voy a lo importante y a lo que menos tiempo me quite. Para mí es más importante no olvidarme de las gafas de bucear de los niños y de dos cambios de bañadores para ellos que mis cuidados “imprescindibles” para sobrevivir al verano.

Pero no en todo soy un desastre, anoche avancé con la manicura y la pedicura. Aproveché la prórroga del Croacia-Portugal, que los niños ya dormían, y por fin estoy hecha una señorita. Arregladita para ponerme sandalias y lucir los pies blancos que tanto me cuesta que cojan color, ¿por qué será?.

Lo que sí ha cogido color es la mitad de mi escote. No es que tome el sol con un bañador excesivamente cerrado, es que desde hace unos años, me temo que por los excesos de juventud, de habérmelo quemado tantas veces, a parte de tenerlo lleno de pecas y lunares (manchas, dicen) que a mí me encantan, la parte alta coge el color más rápido que el resto.

La culpa es de que antes de hacerme fan de la protección solar 50, con mis amigas nos dedicamos a experimentar con cremas solares caseras y “milagrosas” como crema Nivea con mercromina, Coca Cola con algo más y aceite de oliva con no sé qué. Por suerte no acabamos con quemaduras importantes pero fue una barbaridad que desde luego no recomiendo probar a nadie.

Hoy he estado en la piscina tan preparada que me sentía extraña. No sé si era porque me pesaban las uñas por el esmalte, porque estaba más aerodinámica para correr detrás de los niños por la falta de vello,  o que mi pelo paraba las radiaciones solares por el acondicionador, y me sentía como una súper heroína con poderes en la cabeza para parar los rayos de los malos.

El caso es que al verme en el espejo del ascensor, confieso que el resultado merece la pena, aunque tantas armas de mujer son agotadoras y duran demasiado poco. Es como cuando se planta de repente una nube y te quedas sin sol, sin darte cuenta, ya estás luchando otra vez contra el vello que no se cansa de aparecer, creciendo cada uno a su ritmo, ¡qué provocadores por favor!.

Bueno, no os desaniméis con vuestros cuidados que seguro que estáis fantásticas. Yo seguiré con mis prácticas y me repetiré como un mantra estético, ¡porque yo lo valgo!.

Anuncios

4 comentarios

  1. evavill · junio 27, 2016

    Como dice una amiga mía, “me crecen los pelos mientras subo las escaleras”. Una de las ventajas de perder vista es que sin gafas siempre te parece que tu depilación es perfecta.

    Le gusta a 1 persona

    • teaforti · junio 27, 2016

      Tienes razón, perder vista te sirve para justificarte si algún pelo se resiste. Tomo nota para cuando me pase.

      Me gusta

  2. botikaria · junio 27, 2016

    jajajaja, eres como la vida misma. Genial:-)

    Le gusta a 1 persona

    • teaforti · junio 27, 2016

      Muchas gracias! A veces creo que soy demasiado “transparente” pero así ayudo a darle visibilidad a todas las que les pase como a mí.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s