Virus welcome

image

Sé que me habéis echado de menos pero estos últimos días he tenido invitados en casa y ha sido imposible sacar un rato para escribir.

Empezamos hace dos semanas con la visita de una otitis, uno de mis hijos se la trajo así, sin preguntar y nos acompañó una semanita, pero claro, mi otro hijo no iba a ser menos y para no repetir, una mañana apareció con anginas.

Con este panorama, conseguí recuperarles para un cumple pero la mejoría fue solo un espejismo, porque al día siguiente, mis invitados se hicieron más presentes en casa y la recaída fue peor.

Por suerte, mi madre ha ejercido de cuidadora como una campeona todos los días. Ha ejercitado su paciencia y dedicación a sus nietos al máximo pero al final, ha acabado “de baja”, llevándose a su casa un buen resfriado.

Cuando parecía que se recuperaba el de la otitis, apareció la gripe para relevarla y como sabéis, ésa cuando llega, se toma su tiempo y se alarga y se alarga todo lo que puede. Mientras, la tos seguía bien presente sobre todo por las noches.

Seguro que habéis experimentado esas noches eternas de toses y más toses que parece que nunca se van a pasar. Por desgracia, de pequeña mi punto débil era la garganta y recuerdo con horror esas noches agotada de tanto toser acompañada de mi madre que ya no sabía qué inventar para ayudarme. Una de ellas, me llevó al salón, me puso un cola cao con miel y la tele, justo empezaba la película “El diablo sobre ruedas” (creo que se llamaba así). La peli contaba la persecución de un camión a un coche sin motivo alguno por esas carreteras interminables de Estados Unidos, de la impresión, se me pasó la tos y nos quedamos a verla terminar. Nos encantó, así que os la recomiendo para una noche de tos y desesperación.

A día de hoy, he recuperado al de las anginas y las toses. El de la gripe empieza las vacaciones sin fiebre (por fin) y solo le quedan los dichosos mocos que me temo que nos acompañarán toda la Semana Santa.

Pero como “amar es compartir” como decía una campaña de hace unos años de Manos Unidas y en casa compartimos todo, me he quedado yo con los virus y desde ayer, mi cuerpo está hecho un trapo, me duele todo y ando de escalofrío en escalofrío.

Mañana volveremos al centro de salud en el que me he sacado un bono para pasar las tardes, solo nos falta invitar a merendar al pediatra porque casi, casi es de la familia y es que cada uno acoge lo que puede, un gatito, un perrito, un pediatra, un virus o una pandilla de virus, el caso es acoger, y estas semanas, no creo que me gane nadie.

En fin, os deseo una feliz entrada en la primavera sin virus para disfrutar de la Semana Santa.

Yo me planto, cierro por vacaciones, y ¡no acojo en casa a nadie más! (o eso espero).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s