Maletitas para la comida

image

Estos días me he vuelto loca contando las maletitas para llevar la comida con las que me he ido cruzando por la mañana al ir a la oficina. Me refiero a esas rígidas con cinta para colgar que son de color negro o gris de la marca ¿Valira?, sabéis cuales digo, ¿verdad?. Lo que parece una opción como otra cualquiera para llevar la comida a mí me resultan tremendas por muchos motivos.

El primero de ellos es que las suelen llevar los chicos en dos versiones; al hombro con la cinta larga, o colgando del brazo como un bolso. Vamos a ver, ¿puede haber algo menos varonil?. Imaginaros que nos cruzamos con uno de nuestros actores favoritos yendo en metro a trabajar con esa pinta, ¿qué pensaríais de Mario Casas?, y ¿de José Coronado bajándose de su Harley con esa maletita camino de un rodaje?. Seguro que se os caería un mito, ¿a qué si?. Pues eso mismo es lo que me pasa con esos desconocidos con los que me voy cruzando. Da igual si son más o menos agraciados, tanto traje, tanto chaquetón de Belstaff, tanta zapatilla de New Balance, que es verlos con ese complemento y no sé si reirme o echarme a llorar.

Por otro lado, son tan pequeñas que en los compartimentos para la comida apenas debe de caber nada, más bien parecen preparadas para tomar un menú de degustación y no para hacer una comida más o menos equilibrada que te ayude a afrontar ocho horas de trabajo con una más que segura sesión de gimnasio a medio día.

Asi que desde aquí hago un llamamiento a todos los chicos que van por el metro por las mañanas para que vuelvan a las bolsas de papel, de plástico o a las mochilas como medio para transportar la comida y dejen esas maletitas ridículas y cursis para guardar cd’s o herramientas en el altillo de un armario bién lejos de la vista.

P.D: Si Papá Noel o los Reyes Magos te regalan una, hazte esta pregunta: ¿llevaría el protagonista de mi serie favorita una maletita como esa?, la respuesta es no y siempre no. Ni el friki de Sheldon Cooper, ni el pirado de Breaking Bad la llevarían, así que conserva el ticket regalo y prepara una buena excusa para tu madre o tu abuela, y si te la regaló tu chica, ¡huye!, seguro que ella se ha comprado otra igual para ir a juego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s