La tostada

Esta mañana mientras preparaba los desayunos, me planteé la siguiente cuestión, ¿qué puede significar que a una tostada de pan y aceite, le pongas una capa de mantequilla? Que estás dormida, pensaréis algunos.

Pero, ¿y si la tostada de mante-aceite significara otra cosa? Podría ser que estuviera mandándome una señal desde el más allá de las tostadas, logicamente. En fin, no pensaréis que se tienen contactos con seres de otra dimensión a las 7h de la mañana. Quizás quería decirme que tenía que engrasar mi vida porque desde luego grasa tenía un montón. Quizá ese dibujo que dejaba intuir la capa de grasa me estaba invitando a relajarme y entrar en la rueda del día suavemente sin ir agobiada porque los semáforos para llegar al cole se pongan en rojo, o porque un día más, no haya sitio para aparcar el coche en el cole. Es decir, como dice esa expresión mejicana que me rechifla, «Ahorita».

La verdad es que esa profundidad de pensamiento tan temprano es extraña, así que cuando ya me planté delante del espejo para arreglarme y al cepillarme el pelo me volvió a la cabeza la idea de la grasaza de la tostada, ahí si que lo ví claro, » ¡Rupert, te necesito!», dirían las de otra época haciendo una llamada de socorro a su peluquero, u «Oh my God» , que dirían las más modernas, mientras la foto de su melena invade las redes sociales del mundo mundial y una legión de «expertas» te asesoran sobre tu largo, color, hidratación y canas sí, canas no, en lo que tardas en tomarte el café con una tostada. Lo que la tostada puede estar queriéndome decir es que necesito un cambio, de pelo, de actitud mañanera, de coche o de vida.

En fin, que cada uno se aplique esta señal del más acá, según lo que le provoque la foto que incluyo y sigan fluyendo por el mundo con gracia y elegancia.

Hasta pronto y gracias por seguir ahí.

Gripe: Delirios y tomates

cultivar-tomates-600x480

Y ahí estaba yo. En cama, tapada hasta las orejas, de tiritona en tiritona, disfrutando de una gripe heredada de uno de mis hijos.

Siempre me pasa igual, en cuanto les recupero a ellos, yo que barro para casa, me quedo con sus virus, ¡los primeros del año!. Estos los voy a marcar en rojo en el calendario porque una gripe no se coge todos los dias, o si, ya no me acuerdo. Es lo bueno que tengo, no soy rencorosa, y ellos (los virus), lo saben y vuelven a mí como los mosquitos en verano.

En ese duerme vela, entre pesadillas, frío y calor, empecé a repasar tareas pendientes. Como no era capaz de escribir en la agenda del movil porque mi nivel de consciencia no era el suficiente para que mi dedo marcara en el pequeño teclado, pensé en grabar notas de voz.

Busqué dónde estaba y empecé a balbucear entre mocos y fiebre. Al escucharme me asusté, «decil mamá Kirikico de babissss», «qué cena, cenan ellos»…

Sé que me quedé adormilada en algún momento y que volví a escucharme cuando creía que había vuelto a la consciencia pero eso sonaba a una cacofonía del más allá solo entendible por Iker Jiménez.

Tanto esfuerzo por fijarme en la pantalla del móvil hizo que acabara llorando, yo pensé que por el fiebrón, mi mente creo que por vergüenza ajena.

Pero este virus no podía ganarme la partida así que probé a mantenerme despierta ojeando una revista de decoración. Por respeto a la publicación me reservo el nombre porque si no, seguro que me quitan la suscripción.

Ver casas maravillosas cuando estás hecha unos zorros y tu casa sobrevive a tu gripe a duras penas, me provocó taquicardia.

Al llegar a los trucos de limpieza ya me vi más en mi salsa. ¡Lo que voy a aprender!. Antiácaros, vapor, lavado de peluches…¿cómo retener tanta información?, fácil, doblando las esquinas de las páginas para volver a mirarlas más tarde.

No sé si os habrá pasado pero yo he encontrado revistas sobre los cuidados de la casa en verano en noviembre, y con ésta pasará igual pero en mi estado semi inconsciente, doblar un pico o media página era un triunfo y,  !por supuesto que iba a poner los consejos en práctica!, este año sí que sí porque mi nuevo yo de 2017 iba a ser ¡la más en todo! .

Seguí dormitando y dándole vueltas a las manchas de tomate, las peores y más resistentes. Soñaba que frotaba y frotaba y no salían hasta que en la revista encontraba la solución, echarles aceite y sal y frotar, claro, siempre hay que frotar aunque la publicidad del mejor quita manchas diga lo contrario.

Otra vez me desperté balbuceando «con aceite, con aceite». Volví a grabar mi descubrimiento pero llamé al Buzón de Voz…

Entre tanto delirio voy a deciros algo cuerdo, cuerdo: Huye con el tomate porque el aceite y la sal intentarán ponerse en contacto con vosotros en un idioma raro, raro.

 Ahí lo dejo.